SUEÑO ECLIPSADO, Amaya Vinas

Ya no puede dar más luz,
carcomida está la vela,
agoniza el corazón,
se fue lo que más anhela
A cantar su triste pena
viene henchido de agonía
y añorando a su amado
se refugia en la poesía

Por la espalda la apuñalan
a lo largo del camino
los recuerdos de un amor
que ha tronchado el destino
Una pasión imposible
a  punto de fallecer
que como roca inmóvil,
llora cada atardecer

Corazón adolorido,
prisionero del pasado,
hasta que una llama prenda,
otro fuego enajenado,
amarás el ígneo néctar,
de tu sueño eclipsado